“Enfermedad” de Sever – Dolor de talón en el niño.

“Enfermedad” de Sever – Dolor de talón en el niño.
06Nov 2020

"Enfermedad" de Sever - Dolor de talón en el niño.

  • Mamá, me duelen los talones.
  • Mi hijo cojea o camina raro.
  • Al salir del fútbol, mi hijo empezó a cojear…el médico me ha dicho que es del crecimiento.

Estas son las típicas frases que oímos decir a nuestros pacientes cuando estamos ante una enfermedad de Sever. Aunque más que una enfermedad, podríamos decir que es una pequeña alteración del sistema musculoesquelético con muy buen pronóstico si se inicia el tratamiento adecuado.

Es pura nomenclatura; al igual que cuando tenemos una periostitis, una pubalgia o una contractura en un músculo profundo de la espalda, no lo llamamos enfermedad por doloroso o incapacitante que pueda ser, el Sever no es diferente.

Entonces, ¿Qué es la “enfermedad” de Sever?

Bien, vamos a explicar muy rápido un concepto básico.

¿Sabemos lo que es un cartílago de crecimiento, o metáfisis?

La metáfisis es básicamente una porción cartilaginosa situada en los huesos, y es ahí donde se producirá la mayor parte del crecimiento de ese hueso, hasta que se termine de desarrollar y la metáfisis se cierre (finalice su mineralización y osificación).

El hueso calcáneo (localizado en el retropié), posee dos núcleos de osificación, siendo el segundo núcleo el que nos compete en este caso.

Identificación por radiografía de la metáfisis del calcáneo.
Identificación por radiografía de la metáfisis del calcáneo.

Ahora que sabemos lo que es una metáfisis y dónde se localiza el segundo núcleo de osificación del calcáneo, imaginemos que esa metáfisis o cartílago de crecimiento se irritase por microtraumatismos de repetición, calzado inadecuado, sobrepeso, calzado con tacos, etc… en ese caso, nos encontraríamos ante un Sever.

Por tanto, podríamos decir que el Sever es una irritación e inflamación de la metáfisis del segundo punto de osificación del calcáneo (epifisitis) debido a un factor mecánico.

Causas

Esta afectación puede ser más frecuente si el niño o niña es físicamente activo, tiene alguna alteración en la pisada, o está en un proceso de crecimiento, lo cual puede llegar hasta los 13-15 años fácilmente.

El factor biomecánico juega un papel importante aquí, pues una distribución irregular de las presiones plantares pueden llegar a afectar más ciertas zonas del pie. Lo mismo ocurre si la propia biomecánica y cinética del cuerpo presentan alguna irregularidad (un déficit de propulsión durante la marcha, o un aplanamiento del arco plantar por ejemplo…).

Imágen baropodométrica de la distribución de las presiones plantares.
Imágen baropodométrica de la distribución de las presiones plantares.

Pie plano.
Pie plano.

La morfología del arco plantar y su respuesta a la carga (cuando nos ponemos de pie) también es un factor a analizar, pues tejidos como por ejemplo la fascia plantar, cuadrado plantar, Aquiles, etc, se pueden ver afectados ante situaciones como: pie plano o cavo, pies con el eje del retropié medializado, dismetrías, acortamiento de la musculatura posterior de la pierna, etc…

El sobrepeso infantil también supone un factor a tener en cuenta, pues el retropié (zona del calcáneo) es la encargada de soportar entre el 60-70% del peso corporal (hablando de la distribución de cargas que soportan los pies), por lo tanto, cuanto más peso soporte esta zona, más fácil será que se irrite.

Habrá que vigilar el calzado, pues un calzado plano (drop 0), con poca amortiguación o directamente sin tecnología de amortiguación, podría ser perjudicial para el Sever.

Es muy frecuente que el Sever se asocie con la práctica deportiva, por lo que, si disponemos de un calzado exclusivo para hacer deporte, debemos asegurarnos de que no nos está perjudicando ningún elemento del mismo (por ejemplo, los tacos en la zapatilla de fútbol).

Signos y síntomas

Lo más llamativo va a ser ver a nuestros niños cojear si presentar un Sever, pues el simple contacto del talón con el suelo les va a molestar.

Es también frecuente encontrar la zona posterior del talón caliente y enrojecida debido a la inflamación de la zona.

Veremos como caminan de forma “extraña”, como cojeando. A esto lo denominamos “marcha antiálgica” o “marcha antidolor”.

Si pinzamos el talón y ejercemos cierta presión, mostrará molestias.

Presentarán también cierta molestia o dolor matutino.

Tanto los síntomas como los signos pueden empeorar si no se respeta el proceso de reposo y/o no se inicia un tratamiento adecuado.

Tratamiento

El tratamiento puede ser muy variado:

  1. Reposo: Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la zona necesita cierto reposo para disminuir la inflación de la metáfisis o núcleo de osificación. El reposo debe ser relativo, no absoluto, por lo tanto, no estamos hablando de encamar al niño durante un mes, estaremos hablando de evitar la práctica deportiva, correr, saltar y el exceso de movimientos que puedan irritar más la zona. El tiempo dependerá del grado de afectación y de las características del paciente, aunque puede abarcar de 2 semanas a 2 meses, que será el tiempo que debemos estar pendientes de su evolución.
  2. Tratamiento conservador mediante Fisioterapia y Osteopatía para valorar y tratar el tejido que pueda estar afectado o pueda estar “ayudando” a que el Sever se produzca con mayor facilidad, por ejemplo, fascitis plantar, hipertonía muscular, acortamiento de la musculatura posterior de la pierna, Trigger Points en adductor del 1º dedo, sóleo, gemelo interno, etc…
  3. Fisioterapia avanzada: se ha demostrado que técnicas de fisioterapia avanzada, como la terapia láser, electrolisis, diatermia profunda, etc… ayuda a reducir el dolor, inflamación y edema en la zona afectada de forma muy notoria, reduciendo los tiempos de tratamiento hasta en un 50%.
  4. Debemos vigilar el calzado como hemos mencionado anteriormente.
  5. También es muy importante vigilar el peso del niño/a para evitar sobrecargas plantares.
  6. Medidas conservadoras, como aplicación de frío local 10 minutos 2/3 veces al día, vendajes compresivos, elevación de la pierna varias veces al día, o tomar AINE`s pueden aliviarnos los síntomas y ayudarnos a sobrellevar mejor la molestia de la zona.
  7. Es fundamentar acudir al podólogo para valorar la gravedad del caso y las características del niño/a, pues debemos valorar si el origen del problema es el factor biomecánico, la distribución de presiones, una alteración de la pisada, un desequilibrio de la musculatura, etc…
  8. Muchas veces será necesaria la instauración de ortesis plantares personalizadas, atendiendo a las necesidades anatómicas y funcionales del paciente, para ayudar a redistribuir correctamente las presiones plantares, ayudar a una correcta biomecánica, tratar alteraciones como pie plano, cavo, alteraciones del antepié, de la propulsión, dismetrías, etc… y ayudar a amortiguar la zona del talón.

La enfermedad de Sever tiene un pronóstico favorable y no requiere un tratamiento complicado, eso ya lo hemos comentado, pero es posible que, si no tomamos en cuenta las medidas previamente citadas, pueda volver a ocurrir un cuadro de Sever en nuestro niño/a (recidiva). Por ello, es importante tener en cuenta todos los puntos citados, y estar en contacto con el podólogo ante cualquier indicio de recidiva. Además, en Clínica Arias, nuestro profesional Podólogo, Fisioterapeuta, Osteópata y experto en Biomecánica valorará tu caso y te ofrecerá la mejor solución desde un punto de vista de varias perspectivas clínicas.

Como comentamos, el Sever es una alteración, que a pesar de ser incapacitante en cierto grado para el que la padece, tiene un buen pronóstico si se ataja a tiempo, por lo tanto, si le dedicamos la atención y cuidado al tratamiento y mantenimiento de la afectación, además de estar en contacto con el profesional, no debería haber ningún problema ni recidiva.

A continuación, os mostramos unas imágenes a modo de ejemplo de ortesis plantares personalizadas realizadas en nuestro centro para, entre algunas cosas, controlar la pronación de mediopié, ayudar a la propulsión, tratar cierto grado de dismetría y brindar amortiguación al retropié, ofreciendo de esta manera un tratamiento completo al caso de nuestro paciente. Esto unido al tratamiento conservador con Fisioterapia + Osteopatía, y medidas que debe hacer el paciente en casa (frío local, evitar deporte hasta atenuación de síntomas, etc…), da como resultado un tratamiento completo, por lo que el paciente se olvidará totalmente de su problema.

Ortesis plantares personalizadas realizadas en Clínica Arias para tratamiento de Sever.
Ortesis plantares personalizadas realizadas en Clínica Arias para tratamiento de Sever - Visión posterior.

Ortesis plantares personalizadas realizadas en Clínica Arias para tratamiento de Sever.
Ortesis plantares personalizadas realizadas en Clínica Arias para tratamiento de Sever - Vista superior.
Ortesis plantares personalizadas realizadas en Clínica Arias para tratamiento de Sever.
Ortesis plantares personalizadas realizadas en Clínica Arias para tratamiento de Sever - Vista lateral.
Ortesis plantares personalizadas realizadas en Clínica Arias para tratamiento de Sever.
Ortesis plantares personalizadas realizadas en Clínica Arias para tratamiento de Sever - Vista inferior.

Sobre el Autor

Clínica Arias

Clínica Arias

También te puede interesar

Deja un comentario

Escríbenos Resolveremos tus dudas