Alimentación en el hipotiroidismo

Alimentación en el hipotiroidismo
15Oct 2020

Hoy hablaremos sobre el hipotiroidismo, y qué debemos tener en cuenta en cuanto a la alimentación.

Recuerdo anatómico, qué es el hipotiroidismo, y sus síntomas.

Vamos a hacer un breve repaso de estos puntos, que ya mencionamos en esta entrada del blog: Fisioterapia en el hipotiroidismo.

El tiroides consta de dos lóbulos (derecho e izquierdo), como las alas de una mariposa unidos por una porción central que se llama istmo y está situado en la cara anterior el cuello a ambos lados del cartílago tiroideo. Normalmente no se palpa, pero en fisioterapia, podemos apreciar un engrosamiento de la zona cuando esta se ve aumentada, producida por el hipotiroidismo, constituyendo el “bocio”. Es un órgano importante y tiene una circulación muy rica. Junto a él pasa el nervio “recurrente laríngeo” responsable de la movilidad de las cuerdas vocales (importante mantener el movimiento de esta zona con fisioterapia).

El tiroides tiene una vascularización muy rica. Cada lóbulo está irrigado por dos arterias, la tiroidea superior y la tiroidea inferior. A veces existe también una pequeña arteria que irriga la zona el istmo.

Tras la intervención quirúrgica de tiroidectomía parcial o total, se producen una serie de cambios en la biodinámica en la movilidad de la musculatura hioidea, así como alteraciones en la fascia anterior del cuello (cuyo tratameinto con fisioterapia es importantísimo) que pueden provocar una sintomatología relacionada con el raquis cervical, problemas en la deglución, cefaleas, etc.

Por lo tanto, el hipotiroidismo consiste en una actividad insuficiente por parte de la glándula tiroides. Es decir, la cantidad de hormonas tiroideas producidas por esta, es inferior a la cantidad mínima que se necesita para satisfacer las necesidades del cuerpo y mantener el equilibrio del metabolismo.

Si el tiroides está relacionado con el metabolismo, la persona que padezca hipotiroidismo sufrirá síntomas como si tuviese un “metabolismo muy lento”. Algunos de estos son: aumento de peso, hinchazón de ciertas partes del cuerpo, digestiones lentas y pesadas, a veces hasta dolorosas, disminución del ritmo cardiaco, estreñimiento y dolores abdominales, sequedad de la piel, dismenorreas (reglas dolorosas en mujeres) dolores musculares, etc…

La glándula tiroides, tiene una importancia destacada, ya que es la encargada de regular nuestro metabolismo celular. Produce hormonas (principalmente la T3 y la T4) que influyen en casi todos los órganos de nuestro cuerpo y son necesarias para sintetizar un gran número de proteínas, además de intervenir en la metabolización de los hidratos de carbono.

El hipotiroidismo aparece cuando la producción de estas hormonas generadas por la tiroides disminuye, y por lo tanto es insuficiente para poder realizar todas sus funciones correctamente. El hipotiroidismo causa una ralentización del metabolismo, que puede dar lugar a aumento de peso, estado físico debilitado, hinchazón o dolores musculares.

Glándula tiroides
Glándula tiroides

¿Qué alimentos me pueden ayudar?

Una vez diagnosticada la enfermedad, además del tratamiento farmacológico pautado (si lo considera el endocrino), puede ser de gran ayuda seguir una dieta pautada por un dietista-nutricionista para minimizar los síntomas que pueda causar este trastorno.

Para que la glándula tiroidea pueda fabricar las hormonas T3 y T4 precisa de yodo, mineral que debemos tener a través de los alimentos de nuestra dieta. Los vegetales, pescado, marisco, sal yodada y lácteos son alimentos ricos en yodo. Otros nutrientes a tener en cuenta para asegurar una correcta producción de hormonas tiroideas son el zinc, hierro, manganeso, vitamina A y selenio.

Existen alimentos de origen vegetal conocidos como bociógenos, que pueden provocar bocio (aumento de la glándula tiroides) y otros trastornos de la misma. Estos alimentos son principalmente las crucíferas (col, berza, coliflor, brócoli, repollo), el nabo, la yuca y ciertos frutos secos. Es importante recalcar que el calor destruye por completo este efecto nocivo y que, aunque se sufra de hipotiroidismo no se deben evitar estos alimentos siempre y cuando se consuman cocinados. Los frutos secos se aconseja tomarlos tostados.

Alimentación para el hipotiroidismo
Alimentación para el hipotiroidismo

Sobre el Autor

Clínica Arias

Clínica Arias

También te puede interesar

Escríbenos Resolveremos tus dudas