Teléfono
Líneas bus
3 - 5 - 9 -
Lunes a Viernes
9:00 – 14:00 / 17:00 – 21:00

¿Cómo tratar la artrosis de rodilla en fisioterapia?

¿Cómo tratar la artrosis de rodilla en fisioterapia?

  • ¿Sueles tener dolor en la rodilla en los primeros pasos del día?
  • ¿Sueles notar un sonido o crujido en tus rodillas durante el movimiento?
  • ¿Sueles notar falta de fuerza en las piernas o notas que tus piernas tienen debilidad durante la marcha?
  • ¿Notas dolor en las piernas y más concretamente en las rodillas aun cuando estás en reposo

Si las respuestas son positivas este artículo puede ayudarte ya que puedes estar experimentando los síntomas de la artrosis de rodilla o gonartrosis.

¿Qué es la artrosis de rodilla?

Comenzaremos explicando brevemente qué es la artrosis:

Nuestros huesos se articulan con otros huesos a través de las articulaciones. En dicha articulación, los extremos de los huesos están cubiertos por un cartílago que protege el extremo óseo de las fricciones con la otra carilla ósea. Si este cartílago se ve reducido, se deteriora, o se rompe, el hueso quedará en mayor o menor medida expuesto, por lo tanto, puede sufrir roces articulares. En ese momento, sufriremos dolor, provocado por el roce articular entre superficies óseas. Dicho dolor, es el característico producido por la artrosis.

Por lo tanto, la artrosis de rodilla podría ser descrita como enfermedad crónica y además degenerativa producida por el desgaste del cartílago que recubre los extremos de los huesos de la rodilla haciendo que estos huesos rocen y choquen entre sí produciendo síntomas al paciente. Dicho desgaste del cartílago no se produce de forma inmediata, sino de manera progresiva con el tiempo, por lo que el paciente va notando poco a poco cómo dichos síntomas son cada vez mayores, por lo tanto, no es una enfermedad repentina sino más bien degenerativa y progresiva con el tiempo.

Es cierto que la artrosis o degeneración del cartílago articular afecta en mayor medida a personas de avanzada edad, sin embargo, no significa que solamente afecte a personas de edad avanzada, pues existen numerosos casos de personas que padecen artrosis en el rango de edad de los 40 a 50 años de edad.
La artrosis también está muy relacionada con el estilo de vida que ha realizado el paciente, pues se ha demostrado que trabajó con mucho requerimiento físico quién mayor prevalencia de padecer artrosis qué estilos de vida más sedentarios.

La ciencia también ha demostrado que existe un cierto componente genético para desarrollar artrosis de forma precoz. Esto explicaría que personas con estilos de vida aparentemente similares desarrollen artrosis antes que otros.

La artrosis de rodilla podríamos diferenciarla en dos grupos:

  • Artrosis de rodilla primaria, qué será la artrosis de rodilla natural o un desgaste del cartílago articular producido por el uso normal de este.
  • Artrosis de rodilla secundaria la cual viene determinada por un factor externo, que desencadena la artrosis de rodilla.

Como hemos mencionado, la artrosis es una enfermedad degenerativa y progresiva que el paciente va experimentando poco a poco con el paso del tiempo.

Grados de afectación de la artrosis de rodilla:

La artrosis de rodilla podríamos clasificarla en 4 si nos fijamos en la gravedad de la enfermedad:

  • 1º grado: es el grado de artrosis más leve por lo que el paciente apenas notará síntomas.
  • 2º grado: los síntomas que sufre el paciente son muy leves, sin embargo, ante pruebas radiológicas ya podríamos observar una reducción en el espesor del cartílago articular.
  • 3º grado: en este grado el paciente sufre síntomas mayores, a veces imposibilitando la actividad del paciente además de ser apreciable ante test ortopédicos y ante imágenes radiológicas donde observaremos que el cartílago articular se ha reducido en gran medida, sin embargo, los síntomas del paciente se reducirán o desaparecerán si éste realiza las medidas oportunas y reposo.
  • 4º grado: los síntomas del paciente en el cuarto grado de afectación por artrosis de rodilla son mucho más importantes e incapacitantes, el paciente necesita reposo constante, además de medicación para controlar el dolor y los síntomas de la artrosis en este grado la degeneración del cartílago articular es muy elevada. Además de la degeneración del cartílago articular, el paciente experimentará cambios osteofíticos alrededor de la articulación afectada.

Síntomas de la artrosis de rodilla:

En función de la gravedad o del grado de afectación del paciente que sufre artrosis de rodilla los síntomas que padecerá dicho paciente variarán en gran medida, sin embargo el síntoma más como que padecerá el paciente será el dolor en dicha articulación en etapas iniciales este dolor será más disimulado agravándose progresivamente conforme vayamos avanzando en gravedad de dicha artrosis el dolor aparecerá en los momentos de actividad se incrementará si cogemos peso y durante dicha actividad iremos notando progresivamente el dolor en la articulación y en la región periférica a dicha articulación cuando utilicemos esta articulación.

Tratándose de la artrosis de rodilla en este caso notaremos dolor en la rodilla posiblemente también dos notemos dolor en la pantorrilla en la zona gemelar y en el muslo en momentos de actividad y en momentos en los que carguemos peso como por ejemplo subiendo o bajando escaleras cuando nos levantamos a primera hora de la mañana cuando entremos o bajemos del coche cuando nos levantemos del sillón o de la silla o cuando estemos de pie a pie quieto o bien paseando una larga temporada.

A medida que la artrosis de rodilla se va agravando con el tiempo de forma progresiva los síntomas también Irán agravándose pon la misma en estadios iniciales no notaremos inflamación de la región ni aumento de temperatura sin embargo en estadios avanzados sí notaremos una inflamación de la región de la rodilla que se incrementa con la actividad además los sonidos o crujidos de la articulación se harán más frecuentes y estarán frecuentemente acompañados de dolor además notaremos progresivamente como dicha zona del cuerpo se vuelve más rígida dificultando su movilidad y su utilización con la actividad.

Además, el paciente referirá que la sensibilidad de la articulación que sufre artrosis es más sensible ante los estímulos como, por ejemplo, el tacto, los golpes, etc.

Factores que causan artrosis de rodilla

Los principales factores que causan artrosis de rodilla o aceleran su aparición son:

  • Edad del paciente.
  • Actividades físicas y posturas mantenidas en el tiempo que sean muy agresivas para la articulación o la fuercen en exceso.
  • Coexistencia con otras enfermedades metabólicas o enfermedades articulares, como artritis, diabetes o tiroides.
  • Estilo de vida del paciente y alimentación.
  • Sobrepeso.
  • Biomecánica: una mala biomecánica o una mala pisada puede desencadenar irritaciones articulares que aceleran la formación de la artrosis.
  • Alteraciones estructurales: cuando presentamos alteraciones estructurales como por ejemplo, una desviación en valgo de las rodillas (rodillas volcadas hacia dentro en forma de X) o valgo de tobillo, puede alterar nuestra biomecánica, y esta, acelerar la artrosis de rodilla.

Diagnóstico de la artrosis de rodilla

La artrosis debe ser diagnosticada mediante una exploración clínica, el uso de test ortopédicos y acompañarlo con diagnóstico por imagen, siendo la radiografía y la resonancia magnética las pruebas mas utilizadas para diagnosticarla.

Además, estas pruebas nos darán información de otras alteraciones que pueda presentar el paciente, como por ejemplo la presencia de osteofitos, sinovitis de rodilla, derrame articular, etc.

Tratamientos recomendados para combatir la artrosis de rodilla

El tratamiento para combatir la artrosis y sus síntomas debe ser multifactorial, siendo la fisioterapia un pilar fundamental en dicho proceso clínico. El tratamiento con fisioterapia nos permitirá reducir en gran medida el dolor de la artrosis, además de mantener en orden el resto de las estructuras que gobiernan la articulación, como por ejemplo la capsula articular, la musculatura o los nervios que aportan sensibilidad a la zona, manteniendo a raya la sintomatología y manteniendo la movilidad y funcionalidad del paciente.
El fisioterapeuta debe realizar una buena exploración del área afectada y además valorar el resto de las estructuras que puedan estar relacionadas con el problema del paciente, pues la artrosis no suele cursar sola. Normalmente esta alteración suele presentar complicaciones asociadas, como la atrofia, la debilidad muscular, los dolores aumentados por sensibilización de los tejidos o miedo al movimiento por temor a dicho dolor.

El tratamiento con fisioterapia para tratar la artrosis, por lo tanto, debe tener en cuenta todos estos factores, y atajarlos de la mejor manera posible para cada tipo de paciente, puesto que no debemos tratar únicamente la articulación afectada, sino, toda la región donde se encuentra la articulación, y otras áreas del cuerpo que puedan estar repercutiendo.
Para esto, el fisioterapeuta debe contar con una amplia batería de test y pruebas diagnósticas, además de contar con diagnóstico por imagen (radiografías u otras pruebas que el paciente pueda aportar), además de contar con ecógrafo para realizar su propia exploración en consulta y valorar la calidad de los tejidos que vayamos a trabajar.

Debemos trabajar con fisioterapia la estructura del área a tratar, como: cápsula articular, ligamentos articulares, tendones, músculos, nervios que aporten la sensibilidad a dicha articulación, etc.
Debemos trabajar en fisioterapia la funcionalidad del paciente, devolver la fuerza a la región afectada al mismo tiempo que reducimos la sintomatología del paciente. Además debemos trabajar con ejercicios dinámicos una vez reduzcamos el dolor del paciente.
El tratamiento con fisioterapia debe ir acompañado en muchas ocasiones de tratamiento farmacológico para combatir los síntomas del paciente. Este tratamiento debe ser pautado por el médico especialista.
Además, frecuentemente debemos realizar tratamientos con infiltraciones articulares, utilizando corticosteroides, ácido hialurónico, o combinaciones con anestésicos, con el fin de reducir los síntomas del paciente y aumentar su movilidad y funcionalidad.

Una vez el paciente realice un tratamiento multifactorial, el fisioterapeuta debe encargarse de realizar un correcto tratamiento fisioterapéutico, para conseguir los siguientes objetivos:

  • Devolver y mantener la movilidad del paciente.
  • Reducir el dolor.
  • Controlar la inflamación.
  • Devolver la funcionalidad.
  • Controlar la aparición de deformidades articulares.
  • Evitar la aparición de más problemas asociados, como contracturas o dolores en otras zonas del cuerpo .
    Dentro del tratamiento con fisioterapia, podemos encontrar:
  • Terapia manual: la aplicación de técnicas fisioterapéuticas de terapia manual tiene como objetivo trabajar el tono de los tejidos, su funcionamiento y su sensibilidad a través de estímulos mecánicos de la propia terapia.
  • Termoelectroterapia avanzada: dentro de este campo, podemos hacer uso de tecnología como los campos electromagnéticos para reducir en gran medida los síntomas del paciente.
  • Terapia invasiva ecoguiada: con esta técnica localizamos los tejidos deteriorados fuente de sintomatología y realizaremos terapias como la electrólisis para tratarlos.
  • Neuromodulación: esta técnica es altamente efectiva pues nos permite controlar la información sensitiva que gobierna el área a tratar, lo que nos permite controlar el dolor que sufre el paciente.
  • Ejercicio terapéutico

Además, el tratamiento podológico es fundamental para combatir la artrosis de rodilla.

El podólogo debe ser capaz de identificar las alteraciones biomecánicas que presente el paciente para intentar evitar una biomecánica incorrecta que agrave los síntomas de la artrosis de rodilla. Para ello el podólogo debe estar especializado en un correcto diagnóstico de la biomecánica del paciente, para identificar las alteraciones que este pueda presentar una vez localizada dicha alteración biomecánica debemos realizar un estudio biomecánico y con este un tratamiento mediante el uso de ortesis plantares personalizadas con lo que conseguiremos mejorar en gran medida la biomecánica y factores como la vascularización la inervación, y la amortiguación del paciente garantizando de esta manera una biomecánica mucho más fisiológica y reducir los síntomas que presente el paciente.

Abrir chat
1
¿Necesita ayuda?
¡Hola!
¿Podemos ayudarle?