Anemia – Tratamiento nutricional.

Anemia – Tratamiento nutricional.
16Dic 2020

Anemia - Tratamiento nutricional.

¿Qué es la anemia?

Esta alteración supone la patología más frecuente relativa a los glóbulos rojos.

Se caracteriza por una disminución de la masa eritrocitaria habitual (cantidad baja de glóbulos rojos en sangre), lo cual, resulta insuficiente para aportar el oxígeno necesario a los tejidos.

Nuestro cuerpo necesita ciertas vitaminas, minerales y nutrientes para producir suficientes glóbulos rojos. El hierro, la vitamina B12 y el ácido fólico (B9) son tres de los más importantes.

Las causas más frecuentes de unos bajos niveles de estos nutrientes son:

  1. Cambios en el revestimiento del estómago o los intestinos que afectan a la absorción de los nutrientes.
  2. Alimentación con deficiencias nutricionales.
  3. Pérdida lenta de sangre (por ejemplo durante períodos menstruales abundantes o debida a úlceras gástricas).
  4. Cirugía en la que se extirpa parte del estómago o intestinos.
  5. Embarazo.

Tipos de anemias por deficiencias nutricionales.

Anemia ferropénica

Es causada por una deficiencia de hierro, el cual ayuda a producir glóbulos rojos. Los síntomas específicos de este tipo, son: inflamación o dolor en la lengua, uñas quebradizas, caída del cabello, ritmo cardíaco acelerado, hormigueo en las piernas… La anemia ferropénica también aumenta el riesgo de infecciones, ya que se altera el sistema inmunitario.

Anemia megalobástica

Es un trastorno sanguíneo en el cual se presenta anemia con glóbulos rojos que son más grandes de lo normal. Las causas son muy variadas (alcoholismo, trastornos hereditarios, fármacos para quimioterapia, leucemia…). Existen tres tipos de anemia megalobástica:

Anemia por deficiencia de vitamina B12.
Anemia por deficiencia de folato (vitamina B9).
Anemia perniciosa:

Esta última es provocada por una gastritis atrófica y la pérdida de células que ayudan a la absorción de B12.

Los síntomas más comunes son: pérdida de apetito, diarrea, vértigo, irritabilidad, fatiga, dolores de cabeza, úlceras en boca y lengua, etc.

Tratamiento nutricional de la anemia ferropénica.

Consistiría en aumentar el consumo de alimentos ricos en hierro, y en algunas casos, tomar suplementos de este mineral.

El hierro presente en los alimentos puede ser:

  1. Hierro hemo: presente en los alimentos de origen animal (pollo, pescado, carnes rojas). Es absorbido bien por el organismo.
  1. Hierro no hemo: localizado en los alimentos de origen vegetal (lentejas, espinacas, brócoli, frutos secos, semillas). La absorción de este hierro es menor que el hemo y se ve modificada por diversos factores.

Algunos componentes presentes en nuestra dieta que dificultan la absorción de hierro: cereales, fibra, calcio, taninos (té y café), oxalatos, fitatos y polifenoles. Además, es aconsejable consumir los lácteos entre comidas, y casi nunca en las comidas, ya que el calcio inhibe la absorción de hierro.

Por otro lado, la vitamina C ayuda a la absorción de hierro, y la podemos encontrar en frutas frescas, zumos de frutas naturales, espinacas, tomates, pimientos, coliflor…

Anemia

Tratamiento nutricional de la anemia megaloblástica

El tratamiento en este caso sería consumir más productos ricos en vitamina B9 o en vitamina B12, en función de aquella de la que tengamos déficit. Además, habría que suplementar si a través de la alimentación no podemos llegar a los niveles adecuados de estas vitaminas.

Déficit de B9

  1. Los folatos son sintetizados por las bacterias y las plantas y están ampliamente distribuidos en la dieta. Las fuentes más importantes son los vegetales de hojas verdes (espinaca, guisantes, coles de Bruselas, judías), frutas (naranja, aguacate), hígado, yema de huevo, frutos secos, cereales, legumbres y frutos secos.
  2. En el tratamiento de la anemia megaloblástica por déficit de folatos, además de la corrección de la dieta, se recomienda el tratamiento con suplementos de ácido fólico (B9).
  3. Déficit de B12
  4. El organismo no es capaz de sintetizar la vitamina B12 y, por tanto, tiene que ser aportada por medio de la dieta: carne, leche y derivados, huevos y pescados. Los alimentos de origen animal son la fuente dietética principal de esta vitamina.

¿Tienes alguna duda?, en Clínica Arias estaremos encantados de ayudarte. Ponte en contacto con nosotros, resolveremos tus dudas y te indicaremos el mejor tratamiento que se adapte a tus necesidades.

Sobre el Autor

Clínica Arias

Clínica Arias

También te puede interesar

Escríbenos Resolveremos tus dudas